Decks ecológicos: estéticos y fáciles de limpiar

No poseen astillas y son resistentes. Se limpian con un trapo con detergente. 

Son resistentes al sol, al calor y a la humedad. Su apariencia es similar a la madera pero son de WPC (Wood Plastic Composite), un compuesto de aserrín y polietileno. Los decks ecológicos se han convertido en una tendencia para colocar alrededor de la pileta, en una galería o en un sector del jardín, balcón o terraza ya que aportan estética y funcionalidad.

Una de sus principales ventajas es que no requieren mantenimiento. No necesitan ser lijados, ni pintados, ni pulidos. Sólo se limpian con un poco de agua y jabón ya que la suciedad no se les adhiere fácilmente.

Dentro de estos decks existen tres tipos. Fabio Nusynkier, CEO de Comar, los enumera: “el hueco, con más aire y menos material, es el más doméstico, menos resistente y más económico; el semisólido, con más material y mayor resistencia; y el sólido, que es macizo y el más resistente”.

Además, vienen en una versión clásica (extrudidos) o pueden producirse con una lámina protectora de PVC que los recubre (coextruidos).

Aunque depende del tipo de material, hay una amplia gama de colores. En los modelos clásicos (de extrusión simple) los colores son más homogéneos y tienen una tonalidad en madera rojiza y oscura principalmente.

En cambio, los que corresponden a la tecnología de co extrusión (vienen con una lámina protectora de PVC) la gama se abre e incluye desde los que imitan maderas hasta blancos, pasando por grises y azules. “No hay una limitación de colores en esta tecnología”, asegura Nusynkier.

Brindar mayor seguridad es otra de las ventajas de los decks ecológicos. “No poseen astillas y su superficie es antideslizante, lo que los hace más seguros para niños y mascotas”, sostiene Fabricio Tamagnone, de la firma Lifecycle, que importa decks de origen estadounidense.